martes, 29 de junio de 2010

Camiones: Seguridad a lo grande


Las consecuencias de un impacto donde interviene un camión son mucho más graves que en la de otros vehículos. Por eso cada vez están más provistos de sistemas y elementos para brindar mayor seguridad a sus ocupantes y a los terceros. A continuación, una recorrida por los dispositivos y equipamientos de protección que ofrecen estos gigantes del tránsito.

La cabina del camión es el puesto de mando; la oficina y el habitáculo donde el conductor trabaja y descansa a lo largo de su día. Las condiciones de seguridad pasiva, principalmente aquellas que involucran a la resistencia estructural de la cabina, se encuentran limitadas porque en estos rodados intervienen otros parámetros, como el peso de la carga, que sumado a la velocidad de circulación,
aumentan la energía del impacto. Este concepto toma aún más fuerza, debido a que la mayor parte de los impactos en los que participan camiones involucran a su parte delantera.

Los principales fabricantes de camiones realizan crash tests para optimizar los conocimientos que luego serán aplicados a sus productos en virtud de ofrecer mayor protección a los que viajan en él y para tratar que la carrocería dañe lo menos posible a un tercero en caso de impacto o atropello.

Las cabinas frontales acaparan cada vez más el mercado, debido a que permiten mayor volumen de carga gracias a la posibilidad de incorporar semi-remolques más largos. Con esto, a su vez,nos encontramos con el problema de que los ocupantes están más expuestos ante un impacto delantero. Para ello se fabrican cabinas configuradas de tal manera que absorban la energía producida al momento de un impacto, manteniendo el espacio necesario para no dañar a sus ocupantes, combinado con parabrisas laminados pegados, que ayudan a rigidizar la parte frontal. Las estructuras básicas de las cabinas modernas están
construidas en aceros microaleados, cubiertas con placas de este material.

La energía producida en una colisión, como dijimos anteriormente, puede ser muy considerable, por eso es de suma importancia amortiguar la energía del cuerpo dentro de su butaca y lograr que el volante y consola del tablero no aprisionen a los ocupantes (rodilla, piernas, pecho).

Los tableros y planchas de abordo van montados sobre estructuras deformables que a su vez también aumentan la resistencia frontal de la cabina. Los plásticos utilizados en el interior son construidos
con materiales ignífugos, es decir con propiedades para retardar el inicio del fuego en caso de incendios. Hay que tener en cuenta que en nuestro mercado todavía seguimos conviviendo con algunos modelos donde la totalidad de la cabina es de fibra y por lo tanto no cumplen esta función. Así como los autos presentan sistemas que colaboran para que el conductor no realice maniobras de riesgo o para evitar que choque, en los camiones también están presentes para impedir desenlaces no deseados.

ABS

El Sistema Antibloqueo de Frenos en camiones tiene como objetivo reducir el riesgo de accidentes mediante el control óptimo del proceso de frenado.
Cuando dicha acción presente un riesgo de bloqueo de una o varias ruedas, el ABS adapta la presión de frenado de cada rueda con el fin de evitar el bloqueo y optimizar así el compromiso de garantizar la estabilidad en la conducción, acortar la distancia de frenado lo más posible y que el vehículo pueda conducirse en una curva aunque pierda adherencia en alguna de las ruedas.

Este sistema es compatible tanto en frenos a disco como en sistema a tambor, ya que su funcionalidad no es intervenida, y también en frenos de aire logrando el mismo funcionamiento que en vehículos, en los cuales se logra con líquido
En Estados Unidos todos los camiones vienen equipados con ABS desde 1998. A partir de 2012, en Brasil, el 12% de los camiones fabricados allí vendrán de serie con este sistema. Cabe remarcar que gran parte de nuestro mercado proviene de Brasil, no obstante no se puede asegurar que estos camiones lleguen a la Argentina con ese equipamiento.

Seguimiento de Carril (LKS)

El objetivo de este sistema es mantener el carril de conducción guiándose por las líneas demarcadas en el asfalto. ¿Cómo lo hace? El sistema se compone de cámaras, un procesador y una unidad de mando. Las cámaras van censando continuamente las líneas del carril por las que circula el camión, la unidad de mandos controla las señales recibidas (velocidad, frenado, posición de viraje) y cuando se cumple una serie de requisitos se acciona una señal de advertencia al conductor. La misma puede ser sonora y lumínica, para que retome el camino correcto.

Claro que este sistema en algunos sectores de nuestro país no puede ser utilizado porque hay sectores de las rutas nacionales sin demarcación.

Control de Velocidad Adaptativo (ACC)

Esta tecnología proviene de la aeronáutica y hoy en día ya es aplicable a todo tipo de vehículos. Se creó para mejorar la función del Control Crucero de Velocidad ajustando automáticamente la distancia respecto a la marcha del vehículo que le precede, interviniendo con el motor, frenos y caja de velocidades.

El sistema actúa gracias a un radar de gran alcance, un procesador de señales y un control longitudinal del vehículo. El conductor previamente selecciona la velocidad y la distancia que desea con respecto al vehículo que circula por delante. Si ese vehículo reduce su velocidad, el ACC ajusta la velocidad sin intervención del conductor y cuando esta situación vuelve a la normalidad el vehículo recupera la velocidad programada por el chofer. En caso de que se detecte una frenada de emergencia por el vehículo que circula por delante, se produce una señal acústica y luminosa.

Los sistemas anteriormente nombrados, son algunos de los tantos que ya hay disponibles en nuestro mercado para los vehículos comerciales. Volvo, por ejemplo, en su línea FH trae el kit de seguridad (ACC y LKS) como opcional.

Scania Driver Support

La marca sueca desarrolló este sistema de asistencia en tiempo real que le brinda instrucciones y sugerencias al conductor para perfeccionar su estilo de manejo. Para eso analiza la información que brindan los sensores del vehículo.

¿Qué parámetros mide? Chequea si se usan los cambios, el pedal del acelerador y el impulso del vehículo en una topografía variada. Controla si se prevén diferentes situaciones, según las aceleraciones y desaceleraciones que efectúe
el camionero, así como el intervalo entre la aceleración y el frenado. También si se utiliza el sistema de frenos estándar y el auxiliar, y la elección de los cambios: si se seleccionan y realizan de acuerdo con la carga y el terreno.

En base a estos datos que recibe el sistema, luego le brinda información y recomendaciones al conductor sobre un display, que le ayudarán para tener mayor seguridad como así también para ahorrar combustible.

Esta fue una primera presentación en lo que respecta a seguridad en camiones, pero próximamente seguiremos detallando más puntualmente las nuevas tecnologías en seguridad activa y pasiva para esta clase de vehículos que invaden diariamente las rutas de nuestro país.

por Pablo Olivieri
crashtest-revista@cesvi.com.ar
Soledad Bereciartúa
Prensa Cesvi Argentina

1 comentario:

Luis Alberto dijo...

Estimados
interesante el articulo de las innovaciones tecnologicas,deben sopesar el rendimiento y potencia con la seguridad vial.

Creo que los gobiernos, deben ir incorporando a sus legislaciones, como requisitos tecnicos de los vehiculos de transporte de carga, estas innovaciones,y paralelamente, impulsar las mejoras (construccion de autopistas) y mantenimiento de la infraestructura vial, por la que transitan estos vehiculos.