jueves, 22 de abril de 2010

Consecuencias del granizo: cobertura, reparación y costos


Una terrible tormenta azotó Capital Federal y Gran Buenos Aires con caída de granizo que provocó destrozo en casas, lesiones en algunos peatones y cientos de vehículos damnificados con parabrisas rotos y carrocerías abolladas, en mayor o menor medida. Las casas dedicadas a la instalación de parabrisas no dan abasto y la cotización de los repuestos varía minuto a minuto.

Es entendible que la reposición de un parabrisas no puede postergarse, pero para reparar los daños de la carrocería, en este caso los bollos, hay un poco más de tiempo. Con mayor tiempo e información se pueden obtener mejores resultados.

Por eso, CESVI analiza todo lo que hay que tener en cuenta para reparar los daños producidos por este fenómeno y tomar la mejor decisión:

Técnica de microdesabollado

Las técnicas de sacabollos, si se realizan correctamente, sin duda son las más prácticas y sus consecuencias son casi nulas. Esta técnica utiliza una serie de palancas especiales y herramientas de punzonados cuya misión es ejercer una ligera presión en la cara interna de la pieza hasta conformar la zona dañada. Esta operación se realiza con la ayuda del reflejo de una lámpara o luz especial. Una vez desabollado el daño de granizo no es necesario pintar, sólo bastará con lustrar la pieza. Por ende, la reparación de los daños estará enfocada a cuatro tareas:

· Desmontaje de accesorios para poder acceder al daño.
· Desabollado.
· Lustrado.
· Montaje de accesorios.

Como se ve, no existe ninguna complicación ni misterio en su técnica, sólo es cuestión de contar con la experiencia necesaria para que la presión ejercida sea coherente con los requerimientos de cada daño o bollo. Nuestro mercado plantea este tema como una ciencia oculta y misteriosa, pero sinceramente la misma está muy lejos de serlo.

Las restricciones en el empleo de esta técnica generalmente tienen que ver con el tamaño, la cantidad y la ubicación de los daños. Lo primero que hay que observar es que el granizo, con la fuerza de su impacto, no haya afectado la pintura, ya que un deterioro en sus capas superiores o fisuras puede provocar un foco de corrosión.

Es necesario aclarar que esta técnica tiene limitaciones y es probable que el resultado final no sea el esperado en todos los casos, quedando alguna deformación en la chapa o alguna marca. Por lo tanto, trate de obtener garantías y pregunte hasta tener total seguridad.

Método tradicional

En caso de que no se pueda aplicar la técnica del microdesabollado, entonces hay que cambiar el rumbo. Los métodos tradicionales de desabollado basan su principio de acción en la conformación de la chapa a través de herramientas específicas, con golpes directos y efectivos que liberan las tensiones existentes y permiten recuperar su forma original. Estas acciones provocan que después del planchado de la chapa más satisfactorio se requieran realizar todas las etapas del repintado. Por ende, la reparación de los daños estará enfocada a las siguientes tareas:

· Desmontaje de accesorios para poder acceder al daño.
· Desabollado.
· Desmontaje de accesorios para no entorpecer los trabajos de pintura.
· Preparación de fondos.
· Repintado.
· Montaje de accesorios
.

Esta técnica prácticamente no tiene restricciones para este tipo de daños y sus limitaciones sólo están dadas por la conveniencia o no de la reparación o sustitución de la pieza entera.

Técnicas alternativas

La búsqueda de una mayor productividad y mejores condiciones de trabajo presenta herramientas más modernas para el desabollado. Éstas logran, básicamente, la conformación de la chapa a través de la tracción. Entonces, debe existir una vinculación entre la chapa y el elemento de tracción lo suficientemente fuerte como para ejercer una fuerza que supere las tensiones internas. Esta vinculación puede ser por medio de adhesivos, elementos soldados o, simplemente, la máquina realiza esta operación en forma automática. Luego se puede requerir una desbastada suave de la pieza para sacar las últimas imperfecciones. Por lo mencionado en el método es casi inevitable realizar el repintado de las piezas. La reparación de los daños estará enfocada a las siguientes tareas:

· Desabollado.
· Desmontaje de accesorios para no entorpecer los trabajos de pintura.
· Preparación de fondos.
· Repintado.
· Montaje de accesorios.


Esta técnica no tiene limitaciones en piezas metálicas. Su mayor virtud es que no necesita realizar desmontajes de accesorios y muchas veces permite reparar piezas que por otro método deberían ser sustituidas. Su mayor rendimiento se nota en piezas que no poseen acceso a su parte interna como zócalos o guardabarros traseros.

¿Cuál es el sistema adecuado para mi auto?

La respuesta está asociada a variables como profundidad, dimensiones, cantidad y sobre qué piezas y zonas se produjeron los daños. Sólo el 20% de los autos dañados por la tormenta de granizo de 2006 pudo ser reparado en forma completa con sistemas de desabollados; el 70% necesitó, al menos, la pintura de sus piezas horizontales (capot, techo y tapa de baúl); y el 10% restante involucró alguna sustitución de piezas (techo y capot). Vale la pena aclarar que la técnica de reparación a utilizar depende también de la gravedad del daño del vehículo.

De esta forma, teniendo en cuenta los porcentajes antes mencionados, la técnica de sacabollos se ajustaría a muy pocos usuarios. Cabe señalar que el uso de esta modalidad sería la mejor opción, dado que las condiciones en tiempo y en precio hacen que sea el más barato y respeta 100% la originalidad del vehículo.

Orientación de costos

A continuación, un ejemplo de costos de reparación de un capot con 5 daños de granizo con las distintas técnicas:

Método de desabollado por palancas:

· 1hora de desmontaje y montaje de accesorios.
· 1.5 hora de desabollados.
· 0,5 hora de lustre.
Total: 3 horas de trabajo.
Costo aproximado: $375

Método convencional:

· 1 hora de desmontaje y montaje de accesorios.
· 1 hora de desabollado.
· 7 horas de pintura.
Total: 9 horas de trabajo.
Costo aproximado: $1.125

Método alternativo:

· 0,5 hora de desmontaje y montaje de accesorios.
· 0,5 hora de desabollado.
· 7 horas de pintura.
Total: 8 horas de trabajo.
Costo aproximado: $1.000

Alcance de cobertura

Tras una tormenta de granizo como la sucedida ayer, las compañías aseguradoras y la cobertura de las pólizas están en el centro de la escena. En este sentido, es importante conocer en detalle cuál es el tipo de cobertura que ofrece cada una y cuándo es conveniente pagar un poco más para tener un servicio más completo.

Según la Superintendencia de Seguros, existen tres tipos de cobertura: El seguro de Responsabilidad Civil (RC), la cobertura de robos y, finalmente, la cobertura de daños al vehículo. Con esta última, la compañía se hace cargo de todos los daños (aquí hay que tener en cuenta posibles franquicias), como por ejemplo por el granizo. En cambio, los propietarios de aquellos automóviles que cuentan sólo con el seguro contra terceros y que sufren daños deben hacerse cargo de los arreglos.

Con el fin de contrarrestar la falta de cobertura y disminuir el número de vehículos que no están asegurados, las compañías de seguros crearon los servicios extra póliza, una opción para mejorar la calidad de sus productos y competir en el mercado con una mayor oferta de servicios.

Los números del último granizo fuerte en Julio de 2006

Para tener un panorama de lo que podrá ocurrir en los próximos días, CESVI analizó los números del último granizo fuerte de 2006, donde las aseguradoras vieron incrementar sus consultas en Atención al Cliente en un 150%.

En ese momento, SANCOR SEGUROS era una de las pocas que ofrecía pólizas con cobertura de Granizo Parcial y Total sin franquicia a todas las pólizas que cubren Daño Total por Accidente, sin necesidad de contar con una cobertura Todo Riesgo. En ese entonces, SANCOR respondió a la demanda de la reparación, tal como lo indicaba la póliza y el costo total de este evento, incluyendo los importes efectivamente abonados y la reserva pendiente fue de $2.850.000 aproximadamente.

Asimismo, las compañías que no tenían este tipo de cobertura, abonaron muy pocos siniestros por este concepto, ya que los asegurados no estaban cubiertos en los diferentes tipos de contrato. Si bien existió una respuesta concreta por parte de las compañías a sus asegurados que reclamaban el reemplazo de los parabrisas y lunetas, la misma fue en el plan terceros completo que cubría las lunetas y parabrisas por daños pero no así los cristales laterales cuya cobertura estaba limitada a daños por intento de robo.

Nuevo aporte del mercado asegurador por el granizo
Una vez pasado aquel desastre de 2006, las compañías de seguros recibieron una gran cantidad de consultas para contratar la cobertura Todo Riesgo. Por esta razón, luego de realizar un relevamiento entre algunas aseguradoras del mercado, pudimos observar que la cobertura de daños causados por el granizo ha modificado la oferta de las pólizas.

Entre las distintas aseguradoras que incorporaron novedades en este aspecto, cabe mencionar a SEGUROS RIVADAVIA, una de las que incorporó la cobertura de daños parciales por granizo. A partir del mes de junio de 2007, RIVADAVIA presentó Megapremium, un nuevo producto de la Línea Terceros Completo, que incorpora la cobertura de daños parciales por granizo a fin de ofrecer a sus asegurados un producto de excelencia en protección para su vehículo.

Por su parte, SAN CRISTÓBAL ya cuenta con coberturas para este tipo de catástrofes: Auto Plus Más (hasta $1.650), Auto Mega (hasta $5.000), Auto Extra c/franquicia (hasta $5.000) y Auto Extra s/franquicia (sin límite). Vale aclarar que indemnizarán daños por las sumas mencionadas a los asegurados que hayan contratado estas coberturas.

Asimismo, EL COMERCIO Compañía de Seguros, ofrece el adicional de cobertura de daños materiales causados al casco como consecuencia del granizo a los vehículos particulares, 4x4, Pick ups "A" y "B" particulares y comerciales, categoría descuento y base, que tengan una suma asegurada mayor a 10 mil pesos y siempre que cuenten con cobertura C, ATP, Optimum, TR PLUS; TR 120. El adicional de cobertura ampara los daños materiales sobre la carrocería de la unidad sin contemplar ningún tipo de franquicia en la medida que se adquiera uno de los siguientes módulos: Módulo Opción 1 (hasta $1.500), Módulo Opción 2 (hasta $3500), Módulo Opción 3 (hasta $ 5.000).

El último ejemplo citado es el de RIO URUGUAY SEGUROS, que tiene cobertura de daños por granizo a través de la póliza Todo Riesgo con daños parciales. Además, ha implementado una cobertura para vehículos de alta gama denominada Sigma, que también da cobertura a este tipo de daños.

Prensa Cesvi Argentina